Internacional

Tienda física vs ecommerce

E-commerce

El comercio online pronostica un escenario prometedor en el 2015 pese a que todavía se encuentran muchos consumidores escépticos a adquirir productos a través de la pantalla del ordenador.

¿Por qué los consumidores siguen prefiriendo la compra offline? La mayoría de las personas aseguran preferir experimentar la sensación de tacto, uso y prueba de un determinado artículo antes de lanzarse a la compra. Para muchos usuarios la experiencia de poder tocar, observar y experimentar, aunque sean breves segundos, cómo es realmente un producto ayuda a la decisión final de compra.

Las tiendas online, al contrario que las offline, difícilmente pueden competir con estas ventajas a no ser que empiecen a mejorar las condiciones de comprar como, por ejemplo, facilitar las devoluciones de los pedidos, prolongar los periodos de prueba sin ningún coste, crear contenido que aporte valor como, por ejemplo, tutoriales, reviews, swatches de todos los productos en venta, artículos de opinión, etc.

Asimismo, los consumidores siguen prefiriendo la adquisición de productos offline porque pueden obtener cualquier producto deseado en tiempo real. Es importante tener en cuenta que las personas, por norma general, somos caprichosas e impacientes y, en cuanto vemos algo que nos gusta, queremos obtenerlo a toda costa.

En este sentido, las tiendas online, una vez más, no pueden competir con la impaciencia del ser humano y, aunque muchas tiendas virtuales han incorporado un servicio exprés para enviar pedidos en menos de 24 horas, esta medida tampoco ha ayudado a aumentar escandalosamente el número de ventas debido al elevado coste de envío y, hablando de gastos de envío, este es otro factor que produce que muchos usuarios no adquieran más productos en tiendas online.

A pesar de que, por norma general, una tienda virtual posee más stock y más variedad de productos que una tienda offline, el hecho de tener que pagar por recibir un determinado artículo produce rechazo en los consumidores que acaban huyendo de la página web en cuanto leen la cifra “2,95, 3,95 o 5,95 euros por gastos de envío”.

¡Seamos claros! Al 80% de los usuarios les pareces innecesario y una forma de tirar el dinero tener que pagar por recibir un objeto, prefieren pagar 10 o 20€ más en la tienda de debajo de su tienda que pagar por el envío. ¡Es un factor meramente psicológico!

La solución: Es preferible subir un poco más los precios de cada artículo y eliminar los gastos de envío para evitar que los usuarios acaben huyendo de la web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *